Por Juan José Figueroa Tenas [1]

JUAN_JOSE_FIGUEROA_3Hablar de integración centroamericana en estos días es un reto muy grande, supone un trabajo estratégico por la región, que implica a la vez enfocarnos y fortalecer nuestras particularidades, pero sin descuidar por ello, los intereses y beneficios comunes.

El Salvador tomó la iniciativa de propiciar el relanzamiento del Sistema de la Integración Centroamericana, SICA, el 20 de julio de 2010, luego de su estancamiento a raíz del golpe de Estado en Honduras, contra el presidente Manuel Zelaya, en junio de 2009, que rompió con la institucionalidad de este hermano país.

El Salvador presentó a los presidentes de la región un Manifiesto de Relanzamiento el cual fue tomado como base o punto de partida para emitir posteriormente un comunicado por los Jefes de Estado y Gobierno de los países del SICA, para renovar el compromiso por la unidad de la región, que en su base medular plantea: “Ratificar que el objetivo fundamental que nos guía de manera inequívoca que es la realización de la integración regional, para consolidar la Paz, Libertad, Democracia y Desarrollo, como un todo armónico e indivisible.”

Ante esta iniciativa, nuestro país tiene una enorme responsabilidad en el proceso de integración regional, tal y como lo ha asumido siempre y lo seguirá asumiendo, porque nuestra política de Estado y gobierno está empeñada en que nuestra región supere sus problemas más sentidos sobre la base de la unidad de sus pueblos y gobiernos.

Este relanzamiento sirvió para reafirmar compromisos ya adquiridos por los países centroamericanos con relación a ejes estratégicos concernientes a la seguridad democrática; prevención y mitigación de desastres naturales y de los efectos del cambio climático; integración social; integración económica;  y el fortalecimiento de la institucionalidad regional.

Como lo dijera el Ministro de Relaciones Exteriores, Hugo Martínez, en el marco de la condecoración que le hizo la Secretaria General del SICA, por su labor integracionista, en junio de 2012: “Hay muchas satisfacciones que ha dejado el proceso integrador, una de ellas es, sin duda alguna, el relanzamiento de nuestro proceso de integración, impulsado en julio de 2010, precisamente a iniciativa del gobierno del presidente Mauricio Funes y con el activo papel del Ministerio de Relaciones Exteriores de El Salvador”.

Sin lugar a dudas, El Salvador es un país que no solamente está interesado en fortalecer la integración centroamericana, sino que trabaja decididamente porque todas las instancias e iniciativas orientadas a la unidad de la región, den frutos y se consoliden.

La cumbre presidencial del Sistema de la Integración Centroamericana, SICA, realizada en Managua, Nicaragua, el 13 de diciembre de 2012, instruyó a los cancilleres del área llevar a cabo una profunda y exhaustiva evaluación de todos los organismos, consejos y secretarias del sistema con el propósito de hacer esta instancia regional más eficiente, transparente y participativa, dirección en la que nuestro país, El Salvador, está trabajando tesoneramente.

La proyección, gestión y ejecución de políticas únicas y a todo nivel en la región centroamericana se vuelve medular para el desarrollo y el cumplimiento de las metas para los objetivos planteados por nuestro sistema de integración. Deseamos que todos y cada uno de nuestros países asuman el compromiso colectivo de fortalecer nuestro sub continente, como única vía para el desarrollo individual.

El acercamiento con otras regiones del mundo es fundamental, en especial con aquellos países de nuestro continente que han alcanzado importantes logros en su desarrollo y que pueden aportar su experiencia, establecer lazos de cooperación y amistad hacia nuestra región, así como con otras regiones del mundo.

Es determinante para poder hablar e interactuar con las diversas regiones del mundo, -sobre los esfuerzos que realizamos en Centroamérica- partir de una estrategia común que incluya el significado de lo que buscamos para nuestros pueblos y países.  También se convierte en estratégico, para que una región como la nuestra, ubicada en una de las regiones más pobres del continente, definir qué es lo que podemos ofrecer, cuáles son nuestras fortalezas y dónde es que identificamos los puntos que marcan la identidad de nuestra oferta, es un tema sobre el que debemos profundizar, ya que no podemos continuar trabajando a partir de intereses, particularidades e iniciativas individuales, debemos ante todo, tener una política común, como única vía para el desarrollo, tomando en cuenta que hoy en día las relaciones internacionales están definidas por mutuos intereses, tenemos que saber que le ofrecemos al mundo como región.

Las sinergias del trabajo del SICA están asociadas pues, a su interior, a generar los debates necesarios entre los países integrantes y a las miradas hacia lo externo.

En aquellos temas en los que nos ponemos de acuerdo logramos avanzar, y en los que aún no coincidimos, buscar los puntos de mayor acercamiento.

El compromiso salvadoreño en el tema integrador es desde hace muchos años claro: siempre nos hemos empeñado por avanzar en aquellos asuntos que consideramos del interés de toda la región.

De esta visión integracionista surge la iniciativa del Presidente Mauricio Funes, para proponer la candidatura del canciller salvadoreño Hugo Martínez para dirigir la Secretaría General del SICA, quien afirma que: “El Salvador es el país de la región que más ha trabajado en el fortalecimiento de la integración centroamericana”, por lo tanto, “consideramos como gobierno, que es la oportunidad para que El Salvador ocupe esa secretaría ejecutiva para relanzar el proceso de integración Centroamericano que le hemos apostado desde el principio de nuestro gobierno”.

El Sistema de Integración Centroamericano es la entidad llamada afrontar los diversos problemas que agobian a nuestros países, lo que se haga en esta instancia o se deje de hacer tendrá un impacto directo en la vida de nuestros pueblos, por esta razón, El Salvador continúa y continuará su apuesta de fortalecer todas las instancias del Sistema de la Integración Centroamericana, como único camino para el desarrollo regional.

Estos ejemplos nos deben llevar a reflexionar y a seguir pensando en cómo podemos solucionar nuestros problemas. Si como región nos vemos chicos frente a otros, de forma aislada no tenemos ninguna posibilidad de encontrarnos con al desarrollo sustentable.

Abrir pues nuestra mente desde el SICA ya no es solo una responsabilidad, es el único camino posible para avanzar. Esa es la mirada puesta por El Salvador, y en esa dirección continuaremos trabajando.

[1] Embajador de El Salvador en Nicaragua.

 

Fuente: http://www.diariocolatino.com

Share This
A %d blogueros les gusta esto: