Por Jorge Raúl Cruz

Jorge Raúl CruzNuestro presidente, el general retirado Otto Pérez Molina, ha tenido un papel destacado en el desarrollo de su propuesta de despenalización de la droga.  Al principio esta propuesta parecía quijotesca, pero los resultados han sido evidentes, pues ha logrado que sea un tema central de las distintas reuniones internacionales a las que ha asistido.  Inclusive logró que Estados Unidos, quien inicialmente había rechazado tajantemente la propuesta, considerara un cambio de postura para el manejo del tema de las drogas.  Hasta se logró que el tema fuera sometido a la Organización de Estados Americanos, aunque muy probablemente no llegue a nada en esa instancia.

Ante este cambio de posición de Estados Unidos, se dio un gran paso en la actualización del enfoque para el tratamiento del tema.  Estoy de acuerdo con la flexibilización de la postura de Estados Unidos.  Ahora podremos esperar a ver los efectos que el cambio de estrategia traerá.  Como mínimo se intuye que esta postura llegue a madurar y derive en un tiempo de paz mientras las fuerzas del crimen organizado se reacomodan y busquen nuevos oficios.

Por último no hay que dejar de reconocer a nuestro presidente, pues fue el único presidente que ha tenido el valor de expresar una postura que parece correcta y es necesaria.  Para hacer esto tuvo que sobrepasar lo que parecía ser políticamente correcto. Espero que con el tiempo se le otorgue el reconocimiento de la iniciativa y no sean reconocidas otras personas, pues ya nos ha pasado…

Share This
A %d blogueros les gusta esto: