Vivimos en un mundo en contrasentido