Olinda Salguero – La democracia no puede ser genuina sin la participación equitativa de las mujeres

El Women Economic Forum (WEF) Panamá ha reunido el 16 de mayo de 2024 a destacadas mujeres de la región en un evento que subraya la creciente influencia femenina en la política y la economía.

El evento dio inicio con la ceremonia de apertura a cargo de Diana Olaya, Presidenta del WEF Panamá, María Alejandra Panay Marin, Vice Ministra del MIDEM; y Carmen Gisela Vergara, Administradora General de PROPANAMA. Este inicio marcó el tono de un día lleno de inspiración y aprendizajes, destacando la importancia de las mujeres en roles de liderazgo.

La conferencia, celebrada en la Ciudad de Panamá, ha puesto en primer plano el liderazgo femenino y su impacto en el desarrollo regional con un programa de actividades en los que se abordaron temas como el liderezgo femenino con impacto regional, internalización de su retos y oportunidades y las estrategias para desarrollar marcas que trasciendan fronteras.

Sorprendió en el WEF Panamá un panel sobre cómo ha cambiado el papel de los hombres en una sociedad más equitativa, moderado por Ricardo Mejía del Ministerio de la Mujer, quien abordó la evolución del rol masculino en la búsqueda de una sociedad más justa e inclusiva. Participaron líderes como Miguel Bolinaga, Presidente de AES Panamá, y José Ramón Icaza, Director de Proyectos Mar Azul, quienes discutieron cómo la inclusión de los hombres en el diálogo sobre equidad de género es esencial para lograr un cambio verdadero. Subrayaron la importancia de la corresponsabilidad en el hogar y el trabajo conjunto para desmantelar estereotipos de género, promoviendo una cultura de igualdad en todos los ámbitos de la vida.

El foro también abordó temas cruciales como la internacionalización y las estrategias para desarrollar marcas que trasciendan fronteras. Moderado por Ingrid Soto, Directora Ejecutiva de Reactive Consultores, el panel incluyó a figuras como Denise Guillén, Ministra de Turismo de Panamá, y Lourdes Pérez, Secretaria General de PROPANAMA. Las discusiones se centraron en los retos y oportunidades que enfrentan las mujeres al llevar sus negocios a un escenario global.

El panel de “Mujeres con alto impacto en la política regional”, moderado por Jessy Sánchez, fue uno de los momentos esperados del foro. En este panel participó Olinda Salguero, Presidenta de la Fundación Esquipulas, Representante de la Global Peace Foundation en Centroamérica y Vicepresidenta de la Misión Presidencial Latinoamericana, quien junto a Liliana Fernández Puentes, Embajadora de Panamá en Colombia, Ana Irene Delgado, Diputada de la Asamblea Nacional de Panamá discutieron su papel en la política y su visión para el futuro de la región.

Cada una de las participantes hizo grandes aportes en el tema político regional, centramos nuestra mirada en las declaraciones de Olinda Salguero quién habló de la data, de la partidad y la cuota de poder en los espacios de toma de decisión, de la participación de las mujeres, de las generaciones que deben esperar para que las niñas y las muejeres tengan goce pleno de sus derechos.

Olinda Salguero expresó su gratitud por la oportunidad de participar en el evento y compartir su experiencia como aprendiz y constructora ciudadana. Destacó su trabajo en diversos ámbitos, incluyendo el sector privado, la sociedad civil y organismos regionales e internacionales.

Olinda Salguero, destacada líder en la región centroamericana, comenzó su intervención destacando la importancia de la inclusión de mujeres en todos los ámbitos de la sociedad, especialmente en la política. “Es un no sin mujeres, en definitiva,” afirmó Salguero. Pese a no haber podido participar en todo el evento debido a sus compromisos electorales en República Dominicana, expresó lo enriquecedor que había sido compartir y escuchar experiencias y sabiduría de otras mujeres. Salguero enfatizó que la única forma de aprender y avanzar es a través del intercambio de testimonios y conocimientos.

Salguero reflexionó sobre las barreras históricas que las mujeres han enfrentado en espacios dominados por hombres y subrayó la necesidad urgente de visibilizar y comprometerse con la creación de oportunidades para las mujeres. “Ya empezamos y no estamos partiendo desde cero,” dijo, reconociendo los avances logrados pero también las barreras estructurales persistentes. Destacó la importancia del panel en el que participaba, afirmando que era crucial para abrir la mente y comprender mejor por qué la inclusión de mujeres en la política y otros espacios es fundamental. Según Salguero, la democracia no puede ser genuina sin la participación equitativa de las mujeres, quienes representan más del 50% de la población.

A lo largo de su discurso, Salguero hizo hincapié en la importancia de las medidas afirmativas, como las cuotas de género y la paridad, para lograr una mayor representación femenina. “Guatemala, Panamá y Paraguay son los países que menos avanzan en la participación política de las mujeres en las asambleas,” observó, señalando la ausencia de tales medidas en estos países. A nivel global, más de 80 países han adoptado medidas afirmativas, y los estudios muestran que estas acciones resultan en un aumento significativo de la participación femenina. Salguero también abordó la necesidad de superar las barreras estructurales y la importancia de tener más hombres como embajadores de la causa, enfatizando que la inclusión de mujeres no solo es una cuestión de justicia, sino de derechos humanos, además, es una estrategia que podría aumentar el PIB regional en más del 40%.

Finalmente, Salguero reflexionó sobre la importancia de visibilizar y abordar las diversas barreras que enfrentan las mujeres, especialmente aquellas en situaciones de mayor vulnerabilidad, como las mujeres indígenas. “Necesitamos de estas medidas afirmativas que han demostrado que funcionan, que no son perfectas, pero son necesarias,” afirmó. Subrayó que es esencial abrir la mente, aprender de los datos y reconocer que, aunque algunos individuos puedan avanzar sin estas medidas, esa no es la realidad de la mayoría. Salguero concluyó que es vital dejar de ver los problemas desde el privilegio y trabajar juntos para reinventarnos y encontrar soluciones que realmente funcionen para todos, impulsando así un cambio significativo y sostenible en la sociedad.

El evento concluyó con la entrega de los WEF Awards, donde se reconoció a Sara Omi, como Mujer Lídereza Social por su contribución al desarrollo y la equidad. La ceremonia de clausura estuvo a cargo de Diana Olaya y Carmen Gisela Vergara, quienes resaltaron el éxito del foro y la importancia de continuar apoyando y promoviendo el liderazgo femenino en todas las esferas.

El Women Economic Forum Panamá ha demostrado ser una plataforma vital para el intercambio de ideas y el empoderamiento de las mujeres en la región, reafirmando su compromiso con la equidad de género y el desarrollo sostenible.