Trabajo: Derecho, Compromiso y Desarrollo

Luis A. Velásquez Q.

Comprometido con el Desarrollo

5 minutos de lectura

El sabio Rey Salomón escribió “…he visto que no hay cosa mejor para el hombre que alegrarse en su trabajo, porque esta es su parte…”  Más, ¿cómo aplicar esto a la realidad que viven millones de guatemaltecos, centroamericanos y latinoamericanos en el año 2021? Enfrentamos una crisis sin precedentes por falta de empleo, debido a la pandemia y a un sin número de factores políticos añejos, climáticos y sociales. Siendo la falta de empleo la principal preocupación de la población. 

Suena paradójico que, en un momento como éste, se conmemoró, el día del trabajo con un asueto y no con la generación de empleo para todos. Los centroamericanos somos gente de trabajo, pero las oportunidades son insuficientes. La reactivación económica es una prioridad muy importante, para que, en nuestros países, lancemos el Plan para Rescatar, Reencauzar y Desarrollar nuestras naciones y la Región. 

Solamente con la atracción de inversiones, condiciones idóneas para la creación de empresas y la certeza jurídica en todos los ámbitos, podremos obtener mejores resultados en la generación de empleo y oportunidades. Además de ello, es urgente que invirtamos en la mente de los centroamericanos, que tengamos sistemas educativos más sólidos, que brinden educación de calidad, capacitación técnica y permitan formar generaciones más productivas y competitivas. 

Hombres y mujeres de bien, que trabajan tesoneramente son respetados en todos lados. El trabajo dignifica al ser humano.

El trabajo es un derecho humano y social, es responsabilidad de todos los miembros de un Estado el fomentar la creación de empleos para garantizar el bienestar de todos sus habitantes, mejorando la calidad de vida de las familias y prevenir que se vean en la necesidad de realizar actos ilícitos, incurrir en delincuencia para obtener el bienestar de los suyos o peor aún, ser presa fácil para ser reclutados por el crimen organizado. Todos los que hoy contamos con un empleo, tenemos la responsabilidad de ser más productivos, profesionales, responsables y competitivos, para atraer más inversiones y crear empleo y oportunidades para todos. 

Es una realidad que la creciente migración es fruto de la falta de empleo y oportunidades. Las personas que tienen un empleo son libres, pueden tomar sus propias decisiones y no son sujetos de manipulación, clientelismo político o acciones con fines electorales que van en detrimento de la dignidad de la población más vulnerable. Los líderes de los diferentes sectores y la ciudadanía debemos multiplicar esfuerzos para crear más empleos y oportunidades para todos.  

Espero que el recién pasado primero de mayo, hayamos reflexionado para ser parte más activa del bienestar de las familias centroamericanas y el desarrollo integral de nuestros países, haciendo el trabajo que nos corresponde para que nuestro territorio sea una región de empleos, oportunidades y un paraíso para la inversión nacional y extranjera, que nuestra gente merece y anhela de corazón. Trabajo para Todos y sus Familias.

Instrucción, Valor, Amor y Entrega, eso eres Mamá

Luis Velásquez

Tiempo de lectura 3 minutos

Mayo es considerado en Guatemala y varios paí­ses como el mes de la madre. Rosas, chocolates, globos, regalos, serenatas, reuniones, abrazos y muchas muestras de amor y cariño se suman a la celebración dedicada al ser más excepcional del mundo. Esta tradición es casi un ritual en los paí­ses latinoamericanos, su objetivo es exaltar a la maternidad como fundamento de la familia y la sociedad.

En mi níñez, tuve la oportunidad de festejar la bendición de contar con mi mamá, abuela y tí­as, en la escuela nos inculcaban el valor y respeto que la Madre merece, Siempre preparábamos eventos para agasajarlas en su día. Aprendí a interpretar en marimba la melodí­a guatemalteca ¡Un Vals para mi Madre!, lo más valioso era su presencia. 

Existen dos tipos de madre, las madres biológicas: quienes han tenido el privilegio de dar a luz a uno o más hijos y las madres del corazón: quienes han decidido brindar amor incondicional y adoptar como suyos, a niños que por distintas circunstancias han quedado en la orfandad. Todas ellas, con su esfuerzo contribuyen a formar sociedades más sólidas con valores y paí­ses desarrollados. 

Las mujeres poseen el diseño perfecto que les permite dar vida, amor incondicional, seguridad, valor y confianza a sus hijos, a la vez que los instruyen y los aconsejan para formarlos como hombres y mujeres de bien. Son las madres las que más influyen en la definición de la personalidad de los niños, su presencia es fundamental para su desarrollo emocional y fí­sico.  

Nuestras sociedades urgen del despertar de mujeres, que con valor defiendan a sus familias y generaciones, en un mundo en el que dí­a a dí­a las tendencias sociales van en detrimento de la vida, la familia y la sociedad. Es necesario que más mujeres asuman en su esencia el reto de ser madres responsables para reencauzar el curso de nuestros paí­ses. La educación formal debe estar comprometida con asumir el reto de educar mujeres integras, con valores y profesionales correctas. Es muy importante seguir fomentando: Niña Educada, Madre del Desarrollo.

Mi mamá, Aurora, me enseñó el valor del trabajo, la honradez, la recompensa del esfuerzo, el emprendimiento, la importancia de la familia y el amor por Guatemala. Hoy continúo celebrando su vida, ya que, a pesar de su partida el año pasado, estoy seguro que se encuentra presente como una huella indeleble en mi corazón y en mi mente. Abraham Lincoln decí­a: “Todo lo que soy y espero ser, se lo debo a la angelical solicitud de mí­ madre.

Valoro el papel de mi abuela materna Delfina, al igual que mis tí­as, quienes con su ejemplo contribuyeron siempre a inculcarnos principios y valores para ser personas de bien a la sociedad. Además, me siento agradecido por mi esposa Jackie, que ha sido una madre ejemplar al contribuir en la educación de nuestros hijos y ahora en una responsabilidad compartida para con nuestros nietos. Me siento orgulloso, al ver la dedicación y esfuerzo de nuestra hija Jackie y de nuestra nuera Mani por su desempeño en su papel de madres.

Heinrich Neuman escribió “….Si acaso sigues por la senda aquella que va segura a tu feliz destino, herencia santa de la madre es ella, tu madre sola te enseñó el camino…”. Reconociendo el papel fundamental de las Mujeres y de la Madre en la sociedad, les exhorto a seguir con paso firme construyendo los cimientos de sus Familias y de nuestra Guatemala.  Feliz dí­a de la Madre.

Luis A. Velásquez Q.

Comprometido con el Desarrollo