La Educación en tiempos de COVID-19

Por Flor de María Bacajol

Lectura: 8 minutos

La Educación es el proceso de enseñanza-aprendizaje que forma y transforma actitudes y capacidades de los individuos para mejorar su futuro y aportes en la sociedad.

Es el derecho humano fundamental para lograr acceder a todos los demás derechos humanos que fueron establecidos en la Declaración Universal de Derechos Humanos (1948) y en muchos otros instrumentos nacionales e internacionales en derechos humanos, para forjar la paz y un desarrollo equitativo y sostenible en el mundo.

Sin embargo, según datos de la UNESCO[1] en la actualidad más de 262 millones de niños y jóvenes no asisten a una escuela y 750 millones de adultos son analfabetos, estos datos brutales contribuyen a la pobreza y marginalización en el mundo.

Desde ya hace varios meses en distintas regiones del mundo, la pandemia del COVID nos ha obligado al aislamiento y a cambiar drásticamente nuestros estilos de vida en casa, oficina, campo, escuela, colegio, universidades, súper, etc.

La emergencia del COVID ha activado el cierre de escuelas a nivel mundial provocando un futuro incierto para la educación, esta respuesta contra la emergencia ha desviado el rumbo de la educación.

Situación que afectado al 90% de la población estudiantil mundial provocando la interrupción parcial o total de la educación.  Por tal razón los usos de las tecnologías han avanzado y la educación a distancia ha sido una solución para distintos países.

El avance de la tecnología y del internet ha permitido que la comunicación digital mantenga a las personas conectadas y saber lo que sucede a su alrededor.

No obstante, la alternativa de la educación a distancia en línea, dirige nuestra mirada al tema del desafío de la brecha digital, que según datos de la UNESCO; indica que el 50% de la población mundial no tiene acceso a una computadora y a internet.

Los estudios realizados por el instituto de Estadística de la UNESCO[2] indican que alrededor de 706 millones de personas no tienen acceso a internet y 56 millones viven en regiones no atendidas por las redes móviles. Situación que pone en evidencia el riesgo y vulnerabilidad de la garantía de los derechos humanos por parte de los Estados.

¿Y cuáles son las respuestas de los Estados ante la situación?

Por su parte distintos Estados del mundo han priorizado dentro de sus planes el derecho de la educación de sus ciudadanos, utilizando nuevos parámetros y estrategias que lleguen a los educandos, implementando canales de comunicación para hacer llegar la educación en casa.

Las herramientas alternativas han sido los medios tecnológicos y de comunicación como, la internet, plataformas virtuales (Skype, zoom, facebookLive, youTuBe, etc) televisión y radio, siendo estos dos últimos los medios más factibles cuando la educación en línea no es una opción.  

En Guatemala como en muchos países del mundo como plan de respuesta al coronavirus se decidieron suspender clases presenciales desde el lunes 16 de marzo hasta la fecha según indicaciones del Ministerio de Educación (MINEDUC), por esta razón la educación a distancia se convierte en una opción para el país.

Según fuentes del Instituto Nacional de Estadística de Guatemala (INE, 2018) el 82.7% de la población guatemalteca no posee servicio de internet y el 78.7% no tiene una computadora, estos son datos que limitan el acceso a la educación a distancia en línea para Guatemala.

Otro hallazgo del censo 2018, indica que el 70.5% de los hogares guatemaltecos reportó tener televisor y el 65.3%  reportó tener radio[3] razón para poner en marcha la educación a distancia y sacar provecho de estas dos herramientas.

Considerar la brecha tecnológica existente en Guatemala es la razón clave para que la formación a distancia por conducto de televisión y radio se considere como una opción positiva para canalizar la educación en casa.

El 31 de marzo el MINEDUC inicio un programa de televisión llamado “aprendo en casa” para continuar con la educación preprimaria, primaria y básica, programa que sigue en marcha a la fecha.

Según el ministerio de educación el programa “aprendo en casa” es una estrategia basada en una plataforma que ofrece apoyo para acceder a recursos digitales, bibliotecas virtuales proveídos por agencias internacionales para continuar estudiando en casa, material que está dirigido a docentes y estudiantes de los diferentes niveles educativos.

Este nuevo recurso de la educación a distancia por televisión supone sacar provecho de la mezcla de los dos conductos (televisión y radio) de manera que si solo se utiliza una herramienta el impacto será menor del esperado.

Es necesario pensar en estrategias de alianza con las radios nacionales, radios comunitarias y cables locales para activar e impulsar una educación a distancia con pertinencia lingüística y cultural de los pueblos y permitir el acceso a la educación a distancia con igualdad.

Ofrecer flexibilidad y garantizar que se desarrollen los contenidos básicos para alcanzar habilidades que permitan desarrollar mejores personas en la sociedad es la tarea del ministerio de educación.

No obstante ¿Cómo hacer llegar la educación a casa en los lugares sin acceso a energía eléctrica?

Se debe prestar importancia a las regiones en donde las redes de energía eléctrica no llegan y crear otro tipo estrategias (materiales educativos impresos con contenido flexible, interactivo e intergeneracional en el idioma materno de las comunidades) buscando la colaboración del MINEDUC, direcciones departamentales, supervisiones de distritos, docentes, líderes locales, líderes comunitarios, difusores locales o pregones que hagan que la educación a distancia se active y funcione en estas comunidades.  

La colaboración es un tema imprescindible que no debe quedar atrás, es un factor y respuesta importante para que en esta época de desafío tenga efectos positivos, necesitamos relaciones donde todos ganemos y así juntos enfrentemos la crisis de la pandemia.

Los cambios radicales en la población han desorientado la educación, este evento biológico ha causado un gran impacto en la salud, lo social, lo económico y en la educación.

Debemos reconocer el nuevo perfil de la educación “la educación a distancia”, una nueva versión de la educación de las sociedades y pensar en la repercusión de las oportunidades de aprendizaje que el país ofrece a sus ciudadanos.

¿Qué necesitamos para lograr una educación a distancia para un país como Guatemala?

El tema de la educación a distancia adscribe nuevos retos y compromisos, el uso de la televisión y de la radio como se había mencionado anteriormente es un recurso al que se supone sacar provecho, esto representa el rediseño y adecuación de los contenidos curriculares a las realidades actuales de los alumnos.

Esto significa potenciar el uso de estos medios a través de la creatividad de los recursos disponibles como los docentes y padres de familia. Los contenidos televisivos y radiofónicos deben ser programas educativos que permita que el alumno se interese en su aprendizaje.

Es necesario ofrecer talleres a docentes para la utilización de la televisión y la radio como herramientas para compartir conocimientos que permitan alcanzar las competencias que los niños y jóvenes necesitan para enfrentar la sociedad actual.

Este aprendizaje debe llevar un enfoque que ayude a fomentar la confianza y fortalecer la resiliencia ante los distintos síntomas del confinamiento, como inseguridad, ansiedad e incertidumbre del regreso a las escuelas.

¿Cuáles son los desafíos de la educación radial y televisada?

  • Incluir la comunicación efectiva con los padres de familia y escuchar sus observaciones y vivencias actuales ante la educación en casa para sus hijos.
  • Docentes creativos y capacitados para impartir contenidos por radio y televisión.
  • Flexibilidad en el contenido de aprendizaje para diseñar nuevos contenidos que se impartan de manera digerible por radio y televisión
  • Material y contenidos intergeneracionales para que todos aprendan en casa
  • Material con pertinencia lingüística y cultural de los pueblos originarios.
  • Tiempos adecuados de contenido en pantalla para que el alumno no se canse.
  • Contenidos que permitan trabajar la salud mental del alumno.

Es importante recordar que este evento mundial ha causado gran impacto en la salud mental, social y económica del individuo por lo que es necesario pensar en el futuro de ello y reforzar la empatía, el respeto a la diversidad cultural; erradicar el racismo, la desigualdad y comprometernos en trabajar por la paz y la prosperidad con igualdad para todos.

Referencias:

 Instituto Nacional de Estadística, INE (2019). Recuperado en  https://censopoblacion.gt/archivos/resultados_censo2018.pdf

Ministerio de Educación de Guatemala, MINEDUC (2020). Recuperado en http://www.mineduc.gob.gt/portal/index.asp

https://aprendoencasa.mineduc.gob.gt/index.php/

Organización de la Naciones Unidas para la educación, la ciencia y la cultura, UNESCO (2020). Recuperado en  https://es.unesco.org/themes/education

https://es.unesco.org/themes/liderar-ods-4-educacion-2030

https://es.unesco.org/news/aprendizaje-conducto-radio-y-television-tiempos-del-covid-19

https://es.unesco.org/news/aprender-tiempos-covid-19


[1] Liderar el ODS 4 – Educación 2030 https://es.unesco.org/themes/liderar-ods-4-educacion-2030.

[2] https://es.unesco.org/news/aprendizaje-conducto-radio-y-television-tiempos-del-covid-19

[3] Equipamiento de los hogares, censo 2018. Gráfico 31, pg71.

Share This
A %d blogueros les gusta esto: