Presidentes firman Declaración de Esquipulas en 1986

El 24 de mayo de 1986 fue una fecha histórica para Centroamérica, ya que se realizó en Esquipulas la primera reunión de presidentes para buscar soluciones a los conflictos que azotaban a la región durante décadas.
Esquipulas 31 años

Los presidentes de Centroamérica se reunieron en Esquipulas el 24 de mayo de 1986. (Foto: Hemeroteca PL)

El presidente de Guatemala, Vinicio Cerezo Arévalo, recibió a los mandatarios centroamericanos en el frontispicio de la Basílica de Esquipulas y pronunció su discurso inaugural.

"Rechazamos cualquier intento de convertir a Centroamérica en un campo de batalla propiciada por las grandes potencias", dijo Cerezo durante el acto inauguración de la reunión en Esquipulas.

Estuvieron presentes los presidentes José Azcona Hoyo, de Honduras; Napoleón Duarte, de El Salvador; Daniel Ortega Saavedra, de Nicaragua y Óscar Arias, de Costa Rica.

Los presidentes Cerezo, Azcona y Arias, arribaron a esta ciudad en aviones Aravá de la Fuerza Aérea Guatemalteca, en tanto que el ingeniero Duarte y el comandante Ortega Saavedra lo hicieron por la vía terrestre, procedentes de la capital guatemalteca.

objeciones de CR Esquipulas I

Titular de Prensa Libre del 25 de mayo de 1986 informando sobre la histórica reunión en Esquipulas. (Foto: Hemeroteca PL)

Como los mandatarios vinieron en horas distintas, la ceremonia inaugural del encuentro se efectuó poco después del mediodía, frente a la puerta principal de la Basílica.

El acto fue observado por más de 500 periodistas de distintas partes del mundo. Estuvieron presentes las diversas comisiones oficiales, encabezadas por los cancilleres de los cinco gobiernos y por los comandantes de las fuerzas armadas. De acuerdo con el programa, fueron izadas las banderas y después una banda marcial entonó los himnos de las naciones centroamericanas.

Uno de los puntos más importantes fue el discurso de bienvenida pronunciado por el presidente de Guatemala, licenciado Cerezo, quien expresó los motivos fundamentales que dieron lugar a la reunión de Esquipulas.

"Nosotros rechazamos cualquier intento por ensangrentar Centroamérica; que se nos lleve a una batalla propiciada por las grandes potencias", expuso Cerezo.

Refiriéndose al Grupo Contadora, entidad que ha hecho numerosos esfuerzos por evitar una confrontación armada en Centroamérica, el presidente guatemalteco aclaró que "el Parlamento Centroamericano no busca sustituir a ninguna institución y mucho menos a Contadora".

Rechazo a la guerra

Nota informando sobre los detalles del acto inaugural de la Reunión de Presidentes en Esquipulas el 24 de mayo de 1986. (Foto: Hemeroteca PL)

Cerezo indicó que el objetivo del Parlamento es hacer que Centroamérica tenga más acción de presencia ante el mundo entero. Estamos decididos a buscar nuestras propias soluciones a nuestros propios problemas, pero de antemano rechazamos cualquier intento de que "se nos quiera convertir en países en son de guerra".

Para finalizar el acto el alcalde de Esquipulas, Roberto Obdulio Sagastume Pinto, entregó un pergamino de huéspedes de honor a cada uno de los presidentes centroamericanos y les entregó las llaves de la ciudad.

La reunión para iniciar las discusiones sobre el Parlamento quedó instalada después de las 15 horas, luego de que  Cerezo ofreció un almuerzo a los mandatarios visitantes e invitados especiales en la abadía benedictina.

Constitución del Parlamento Centroamericano

Los cinco presidentes centroamericanos coincidieron en la necesidad de integrar el Parlamento Centroamericano pero advirtieron de que había escollos y aspectos que debían ser superados.

Uno de los presidentes que puso objeciones a la redacción del documento fue el mandatario de Costa Rica, Óscar Arias, quien manifestó que no debía expresarse en el acta que estuvieron presentes los "presidentes constitucionales", sino sencillamente los "presidentes de Centroamérica", esto en alusión a Nicaragua.

El presidente Arias, al ser entrevistado por los periodistas al momento de su arribo a Esquipulas, en el aeropuerto local, dijo que "su gobierno es de la convicción que no todos los presidentes de la región fueron escogidos por la voluntad popular", en tácita alusión al presidente nicaragüense.

Presidentes II

En la fotografía aparecen durante el acto inagural de la Reunión en Esquipulas, los presidentes Óscar Arias, de Costa Rica; Napoleón Duarte, de El Salvador; Vinicio Cerezo, de Guatemala; Jose Azcona, de Honduras; y Daniel Ortega, de Nicaragua. (Foto: Hemeroteca PL)

"Por esa razón, creo que es lo más correcto que eso se aclara en el acta de integración del Parlamento. Costa Rica, por ser el país en el orden latinoamericano con la democracia más antigua, viene aquí a tratar de inspirar a los hermanos centroamericanos de que la experiencia nuestra, vivida a través de muchas generaciones, al igual de la experiencia que nos deja el Occidente, es la convicción de que no hay mejor sistema que el democrático", expresó Arias. Los demás presidentes estuvieron de acuerdo con firmar la integración del nuevo Parlamento regional.

Mensaje del Papa

El Papa Juan Pablo II envió una carta de felicitación y apoyo espiritual a los presidentes de Centroamérica que buscan aquí la paz de la región, informó el nuncio apostólico y decano del cuerpo diplomático acreditado en Guatemala, monseñor Oriano Quilici.

Declaró que su presencia en Esquipulas obedece a sus responsabilidades como decano del sector diplomático para dar la bienvenida a los presidentes del área.

"Es un hecho histórico y de fe, sobre todo porque la sede es precisamente la Basílca del Cristo Negro de Esquipulas. Por ello, el Papa Juan Pablo II ha enviado una nota de felicitación y apoyo a los presidentes de Centroamérica, reunidos aquí para formar el Parlamento de Centroamérica", concluyó monseñor Quilici.

Firma de declaracion en Basilica

Los presidentes centroamericanos firman la declaración en la Basílica del Cristo Negro de Esquipulas el 25 de mayo de 1986. (Foto: Hemeroteca PL)

Declaración

Este es el texto de la Declaración de Esquipulas, la cual fue suscrita y firmada por los presidentes de los países centroamericanos el 25 de mayo de 1986:

Los presidentes centroamericanos, reunidos en Esquipulas, Guatemala, el 24 y 25 de mayo de 1986, manifiestan que han tenido una reunión provechosa por la franqueza con que han analizado las coincidencias así como las diferencias que persisten con respecto a la concepción de la vida, y la estructura del poder en la democracia pluralista.

Coinciden en que la mejor instancia política con que Centroamérica cuenta hasta ahora para alcanzar la paz y la democracia y reducir las tensiones que se han generado en los países, es el Proceso de Contadora creado gracias al esfuerzo de algunos países latinoamericanos y reconocido por la comunidad internacional.

Acuerdan continuar el diálogo sobre estos temas y otros que no han sido tratados en estaoportunidad.

En consecuencia, declaran:

  1. Que han decidido formalizar las reuniones de Presidentes como una instancia necesaria y conveniente para analizar los problemas más urgentes que se presentan en el área en relación a la paz y al desarrollo regional, y buscarles soluciones apropiadas. Expresan, en este contexto, su profundo agradecimiento a la comunidad internacional por los diversos esfuerzos desarrollados en favor de la solución de nuestros graves problemas, a la vez que reiteran la confianza en poder seguir contando con el concurso de su valioso apoyo.
  2. Su voluntad de firmar el “Acta de Contadora para la Paz y la Cooperación en Centroamérica”, asumiendo el pleno cumplimiento con la totalidad de los compromisos y procedimientos en ella contenidos. Reconocen que quedan aspectos por resolver, como son las maniobras militares, el control de armamentos y la verificación del cumplimiento de los Acuerdos. Pero hoy, en este diálogo de mandatarios de pueblos hermanos, se ha encontrado que las distintas propuestas presentadas por los países son lo suficientemente fecundas y realistas como para facilitar la firma del acta.
  3. Que es necesario crear y complementar esfuerzos de entendimiento y cooperación con mecanismos institucionales que permitan fortalecer el diálogo, el desarrollo conjunto, la democracia y el pluralismo como elementos fundamentales para la paz en el área y laintegración de Centroamérica. Es por ello que convienen en crear el Parlamento Centroamericano. Sus integrantes serán electos libremente por sufragio universal directo, en el que se respete el principio de pluralismo político participativo. A tal efecto, los vicepresidentes, de común acuerdo, propondrán a sus respectivos gobiernos, en el término de treinta días, la integración de una Comisión Preparatoria del Parlamento Centroamericano, la cual deberá preparar el proyecto del Tratado Constitutivo del citado Parlamento, en un plazo no mayor de noventa días después de su integración.
  4. Que la paz en América Central solo puede ser fruto de un auténtico proceso democrático pluralista y participativo que implique la promoción de la justicia social, el respeto a los derechos humanos, la soberanía e integridad territorial de los Estados y el derecho de todas las naciones a determinar libremente y sin injerencias externas de ninguna clase, su modelo económico, político y social, entendiéndose esta determinación como el producto de la voluntad libremente expresada por los pueblos.
  5. La voluntad de revisar, actualizar y dinamizar los procesos de integración económica y social del área, para el mejor aprovechamiento del potencial de desarrollo en beneficio de sus pueblos y para mejor enfrentar las serias dificultades de la crisis que les aqueja. Asimismo, la intención de promover e impulsar posiciones conjuntas del área frente a los problemas económicos comunes como la deuda externa, el deterioro de los términos de intercambio y la transferencia de tecnologías apropiadas a las necesidades del área.

De igual forma, la decisión de reforzar institucional y financieramente a los organismos de integración de Centroamérica, al igual que propiciar acuerdos y acciones de tipo regional que otorguen a estas instituciones y a la Región en su conjunto un trato acorde a sus necesidades y particularidades.

Agradecen al señor Presidente Vinicio Cerezo Arévalo, al gobierno de Guatemala y a su noble pueblo, la iniciativa visionaria de la Reunión Cumbre Presidencial y los importantes logros obtenidos en pro de la paz y la democracia en la región. Reconocen la hospitalidad y las finas atenciones de que han sido objeto en unión de sus delegaciones. Hacen votos por el éxito de la gestión del Presidente Cerezo y su Gobierno, así como por el bienestar y progreso del hermano pueblo de Guatemala y de la hospitalaria ciudad de Esquipulas, símbolo centroamericano de fe, de unión y de paz.

Suscriben esta Declaración de Esquipulas, República de Guatemala, a los veinticinco días del mes de mayo de mil novecientos ochenta y seis.

OSCAR ARIAS SÁNCHEZ - Presidente de Costa Rica

MARCO VINICIO CEREZO  ARÉVALO - Presidente de Guatemala

JOSÉ NAPOLEÓN DUARTE - Presidente de El Salvador

JOSÉ AZCONA HOYO - Presidente de Honduras

DANIEL ORTEGA SAAVEDRA - Presidente de Nicaragua

Fuente: Por Hemeroteca PL Prensalibre

Latin America Summit at Hogan Lovells: Panel Presidencial

12

Nueva York 11 de mayo

Hogan Lovells Latin America Summit, fue el escenario propicio para que los Ex mandatarios latinoamericanos, miembros de la Misión Presidencial Latinoamericana, Carlos Mesa, Laura Chinchilla y Vinicio Cerezo, de Bolivia, Costa Rica y Guatemala, respectivamente, discutieran las oportunidades y dinámicas de cambio que existen en América Latina.

La Misión Presidencial Latinoamericana contribuye a una mejor comprensión de la región, en el evento se evaluaron las fuerzas que están suministrando la innovación y la creación de modelos alternativos para crear negocios para que posibles inversionistas vean oportunidades que contribuyan al desarrollo y competitividad en un marco ético de cooperación.

Proyecto Red para el Desarrollo Sostenible y la Integración Regional REDINT

En consecuencia al trabajo que se realiza en favor de la integración regional como un instrumento para el desarrollo, junto con el Gobierno del Reino de los Países Bajos a partir del mes de agosto del 2016 se echó andar este proyecto regional, cuyo objetivo principal es promover un proceso permanente de diálogo, convergencia, propuesta, acción e incidencia con base en el análisis crítico sobre temas de especial importancia para un renovado modelo de desarrollo en Centroamérica. Poniendo énfasis en la democracia y su institucionalidad, el crecimiento económico y la modernización de las economías, la integración centroamericana y el desarrollo sostenible.

El proyecto forma parte del programa institucional de Fortalecimiento a la Integración Regional y al permanente proceso de sensibilización e incidencia del más alto nivel que se realiza desde el surgimiento de la organización.  La duración del proceso en conjunto con el gobierno de los Países Bajos es de un año y para ello se busca concretar el siguiente objetivo específico.

Construir y desarrollar una plataforma de convergencia regional REDINT (con sus vinculaciones nacionales) para la reflexión, análisis, diálogo y consenso con el propósito de generar propuestas e inducir a la acción en favor del desarrollo sostenible y la integración centroamericana.

Reunión del expresidente Cerezo y presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís Promoviendo la concertación en CA

El expresidente de Guatemala, Vinicio Cerezo, se reunió con el actual presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís. Ambos mandatarios trataron temas sobre la re significación de la paz regional basada en un nuevo modelo de desarrollo económico y social integral.

También discutieron sobre el impulso que necesita la región desde los líderes rescatando los instrumentos regionales de concertación política en favor de un modelo de desarrollo integral.

Reunión del expresidente Cerezo y presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís Promoviendo la concertación en CA

¿Integración a la Carta o una nueva Carta de la Integración?

Por Fundación Esquipulas

Por diferentes razones, ya sean derivadas por prácticas permitidas en la integración durante las décadas anteriores o por pragmatismo ante el deseo de avanzar después de las históricas reuniones de Esquipulas I y II (1986 y 1987), tenemos en Centroamérica un proceso de integración “a la Carta”, que opera al amparo de los principios de Flexibilidad y Gradualidad, con un menú de opciones, siendo la más importante la de participación parcial en tratados y acuerdos regionales. Es un estado de situación sui-géneris, donde cada país se apunta en los temas de sus conveniencia, dejando de lado otros dos importantes principios que deben estar en la base de todo proceso de este tipo: el de Concertación, donde ninguno de los Estados miembros debería tomar decisiones por sí solo, máxime si esa decisión afecta los convenios, acuerdos y tratados regionales ya adoptados o que vaya en contra del proceso acordado para alcanzar los objetivos regionales; y el de Regionalidad, dentro del cual debiera procurarse que todas las acciones se realicen de manera integrada para potenciar resultados. El incumplimiento de este último principio se traduce en el llamado “déficit de regionalidad”, donde los países adoptan medidas o acciones unilaterales en base a su propia utilidad, aduciendo incluso razones privativas de Estado, tal el caso, por ejemplo, de las negociaciones comerciales con terceros, donde incluso se vulneró la denominada Cláusula Centroamericana de Excepción[1].

Sobre el tema de Costa Rica y el Sistema de la Integración Centroamericana (SICA), las noticias recibidas son imprecisas. Por una parte, se sabe que el viernes 18 de los corrientes el presidente del hermano país anunció el retiro parcial del SICA y más recientemente, en una entrevista realizada a su Canciller[2], se consigna que ese país se retiró de la “mesa política” del SICA. ¿Cuál es la diferencia? El “retirarse” del SICA es hacerlo del Protocolo de Tegucigalpa y de los subsistemas allí establecidos: el político, económico, social, educativo y cultural y el ambiental. Por otra parte, retirarse de la “mesa política del SICA” es otra cosa, aunque esta “mesa” está primordialmente constituida por la Reunión de Presidentes y Jefes de Estado de los Países Miembros, que es el órgano Supremo, y también por la Reunión del Consejo de Ministros de Relaciones Exteriores, como órgano principal de coordinación, con competencia en lo relativo al proceso de  democratización, pacificación, seguridad regional y otros temas políticos.

Entonces las preguntas obligadas son: ¿Se retira temporalmente Costa Rica de ambos órganos? ¿Puede hacerlo sin vulnerar principios regionales establecidos? ¿Puede hacerlo cuando hay compromisos regionales e internacionales políticos y económicos ya establecidos? ¿Puede retirarse sin denunciar con antelación el Protocolo de Tegucigalpa que dio luz al Sistema de la Integración Centroamericana –SICA-? ¿Es un “retiro” parcial negociado de antemano con el resto de socios? El tema es delicado tanto frente a los demás miembros del programa de integración como frente a los países observadores del Sistema, figura de naturaleza política, que son: Alemania, Argentina, Australia, Brasil, Chile, China (Taiwán), Corea, Ecuador, España, Estados Unidos de América, Francia, Italia, Japón, Marruecos (Reino de), México, Nueva Zelanda, Perú, Qatar, Reino Unido, la Santa Sede (Estado del Vaticano) y Turquía.

Por otra parte, el canciller del hermano país, señor Manuel González, asegura que el mismo “puede vivir sin formar parte del SICA”, lo que parecería un punto final de relaciones comunitarias. Otra lectura que puede darse y que se desprende de la mencionada entrevista es que se haya confundido el SICA, que es un sistema orgánico, con la Secretaría General del mismo. De ser así entonces también caben las mismas preguntas: ¿Puede hacerlo y en base a qué jurisprudencia? ¿Cuáles serían los efectos? ¿Es parte de un desmantelamiento gradual de la integración de ese país al esquema regional? Es la segunda vez que Costa Rica haría algo similar, puesto que hace algunos años “se retiró” de la Secretaría General de la SIECA, cuando el Ministerio de Comercio de ese país desconoció la firma de su Ministro de Relaciones Exteriores en un documento de nombramiento del Secretario General de esa institución, y ahora lo estaría haciendo con la propia Secretaría General del Sistema.

Hay que ir a las razones para esta decisión: el tema de los refugiados cubanos y la negativa de algunos países de recibirlos. Si no son perseguidos políticos ni afectados por catástrofes naturales o guerras, parecería ser que se trata de un problema eminentemente de índole nacional que podría haber sido tratado con sus socios de manera gradual, a través de acercamientos diplomáticos e incluso técnicos, invocando el principio de Solidaridad que debe estar presente entre los socios de un esquema de integración. Queda entonces ahora esperar, una vez más, a que se disipen los vientos políticos desencontrados en la región.

Es ahora importante tener presente lo que la Fundación decía en un documento interno de base al Foro Regional Esquipulas 2015:

“Para la integración centroamericana una tendencia evidente es la falta de liderazgo y de apoyo político al mismo, siendo entonces de naturaleza política los temas más delicados que inhiben su normal desarrollo. Para ello, la Fundación Esquipulas ha propuesto un proceso inclusivo de diálogo regional que conduzca a una acción programática. Incluso se han propuesto parámetros o directrices básicas para este proceso, Así, en el documento Marco del FRE 2014 mencionábamos que: “Es necesario rehacer los paradigmas impulsores de la integración.

El nuevo proceso de diálogo debería contemplar al menos los siguientes principios básicos: i)Solidaridad: el desarrollo para todos y cada uno de los países, para lo cual habrá colaboración y concesiones a efecto de lograr un crecimiento económico sistemático y simétrico, lo que asegurará la convivencia regional y la confianza entre los países; ii) Responsabilidad compartida: las transformaciones estructurales y los cambios legales, económicos y sociales se realizarán por todos los socios, para respaldarse mutuamente ante las resistencias locales y para que los cambios se impongan por la vía de los acuerdos y tratados internacionales, con el apoyo de la comunidad internacional; iii) Subsidiaridad: los Estados intervendrán en la medida en la que la Sociedad Civil no pueda responder, además, que llevará a cabo los cambios y solo se fortalecerán en aquellos campos en los que la naturaleza de los acciones y los servicios imponen su participación; iv) Concertación: ninguno de los Estados tomará decisiones por sí solo, si esa decisión afecta los convenios, acuerdos y tratados regionales ya adoptados, que podrían ir en contra del proceso acordado para alcanzar los objetivos comunes; v)Progresividad: todos los cambios que se acuerden y las medidas adoptadas se harán progresivamente para evitar las resistencias normales a este tipo de proceso; y vi)Regionalidad: que todas las acciones se realicen de manera integrada”.

Las diferencias habidas deben dialogarse y buscarse nuevamente la concertación regional. Esto no es una tarea ajena a Centroamérica, que ha logrado en el pasado dejar sus diferencias de lado para  encontrar soluciones a problemas profundos como la guerra. Estamos seguros que las diferencias en torno a la migración de los hermanos cubanos serán resueltas. Se requiere voluntad, disposición y respeto de parte de todos.

 

[1] Protocolo de Guatemala, numeral No. 13: “Con ello se busca que los Países miembros, cuando celebren acuerdos comerciales con terceros se comprometan a seguir normas comunes de comercio, a fin de que las negociaciones unilaterales no afecten el proceso de negociación intrarregional”.

[2] Entrevista con el señor Manuel González, Canciller de la República de Costa Rica. Por: Gerardo Ruiz Ramón, “La Nación”, Costa Rica, 20/12/2015.

Descarga: ¿Integración a la Carta o una nueva Carta de la Integración?

47 hombres y una mujer: Develan retrato de Laura Chinchilla

02. pagina web MPL - Felicitación Laura Chinchilla -

Hasta esta semana el salón de Ex Presidentes de la Asamblea Legislativa de Costa Rica daba, únicamente, testimonio de 47 hombres que han ocupado la Presidencia. Eso cambió al ser develado el retrato de Laura Chinchilla, primera mujer Presidenta en Costa Rica, quien gobernó en el período 2010-2014.

Este acto, además de dar testimonio de la solidez democrática de Costa Rica, evidencia la brecha que doña Laura ha abierto con tenacidad y compromiso.  La Fundación Esquipulas para la Paz, Democracia, Desarrollo e Integración felicita por este merecido honor y hace votos para que la participación de las mujeres en política, en los más altos puestos de toma de decisiones, sea cada vez mayor. Hace falta mucho por hacer, pero la Presidenta Chinchilla es el testimonio vivo de la lucha de millones de mujeres.

¡Felicidades!

 

*¿Estás enterado qué? En Centro América han habido, únicamente, tres presidentes mujeres: Violeta Chamorro en Nicaragua (1990-1997), Mireya Moscoso en Panamá (1999-2004) y Laura Chinchilla en Costa Rica (2010-2014).

Por Fundación Esquipulas para la Paz, Democracia, Desarrollo e Integración