¿Qué es la concertación?

Licenciado Carlos Cerezo

Tiempo de lectura: 3 minutos

En 1985, más o menos, se introdujo un concepto nuevo en la política nacional; LA CONCERTACIÓN. En aquellos años, se vivía todavía un conflicto armado interno, la represión militar gubernamental y los efectos de la “guerra fría”. La sociedad estaba muy polarizada, aterrorizada y dividida. Era necesario una salida pacífica, una idea democrática que abriera el espacio para que todos los grupos de poder se sentaran a dialogar.

La “CONCERTACIÓN” es “el máximo grado de acuerdo dentro del desacuerdo…” (Vinicio Cerezo). De allí el gran éxito de una idea tan oportuna y visionaria. Significaba que a pesar de las desavenencias ideológicas o políticas que existían entre los diversos sectores, había posibilidad de lograr acuerdos mínimos en torno a los puntos en los cuales sí había coincidencia de objetivos.

La realidad nacional actual es muy similar a la de aquellos años. La sociedad ha sido polarizada de nuevo. Se han revivido (a propósito) los viejos “rencores” y las ideologías opuestas de izquierda y derecha. Esto ha servido para dividir a la sociedad que ya se había unificado alrededor de la lucha contra la corrupción, pero que se debilitó al dudar del objetivo común por miedo a favorecer a personas o ideas más allá del deseo de frenar el saqueo del presupuesto nacional.

En este momento, necesitamos de nuevo de LA CONCERTACIÓN para que el país pueda avanzar en el camino correcto. Si bien existen diferencias de todo tipo, agendas encontradas y una sociedad muy dividida, debemos encontrar esos objetivos comunes mínimos.

La CONCERTACIÓN es la forma de buscar consensos mínimos, agendas programáticas prioritarias y soluciones viables a los problemas que tenemos en el país; problemas que, además, afectan a todos los sectores. El cambio climático, por ejemplo, es un tema cuya solución debe integrar a sectores productivos, campesinos, gobierno, municipalidades, ambientalistas y a la ciudadanía.

Si queremos construir e implementar soluciones para el país, debemos aprovechar los aspectos nacionales positivos, las oportunidades de apoyo internacional y en especial, el interés y la participación ciudadana que cada día se involucra más en la búsqueda de dichas soluciones. ¡CONCERTEMOS!

Share This
A %d blogueros les gusta esto: